Celebrada la III Jornada de Tuberculosis en Sevilla

CIBER | jueves, 5 de abril de 2018

El pasado miércoles 21 de marzo, se celebró la 3ª Jornada sobre Tuberculosis en Sevilla, dirigida a todos los profesionales de la salud implicados en la prevención y control de esta enfermedad, con el objetivo de facilitar el intercambio de experiencias en base a los objetivos de la OMS para los años 2020 y 2025. El encuentro fue organizado por la Comisión de Coordinación del Programa de Tuberculosis en Sevilla, integrada por profesionales del Distrito de Atención Primaria de Sevilla, del Hospital Universitario Virgen del Rocío y del Hospital Universitario Virgen Macarena y ha contado con la colaboración de varias sociedades científicas andaluzas y el CIBERESP.

En la ponencia inicial, la directora del Centro Nacional de Epidemiología, Isabel Noguer Zambrano, presentó el progreso de nuestro país en los objetivos de control de la enfermedad propuestos por la Organización Mundial de la Salud y la situación en las diferentes Comunidades Autónomas, así como las líneas estratégicas del Plan para la prevención y control de la tuberculosis en España 2018-2030. Destacó la importancia de la cooperación multisectorial, en consonancia con lema del Día Mundial de tuberculosis del año 2018 que tiene como objetivo involucrar a todas las instituciones, trabajadores de cuidados de salud y pacientes afectados, para acabar con la tuberculosis en el mundo (“Se buscan: Líderes para un mundo libre de tuberculosis”).

A continuación, la primera mesa trató sobre la “Epidemiología y el control de la tuberculosis”, incluyendo ponencias relativas a la situación de la tuberculosis en Andalucía, avances e innovaciones en la prevención y control de la tuberculosis, el papel de la biología molecular y una experiencia de control en países en vías de desarrollo. La segunda mesa se centró en algunos de los “Aspectos clínicos de la tuberculosis”, con ponencias sobre novedades en el diagnóstico microbiológico, factores pronósticos de mala evolución, tuberculosis del sistema nervioso central y técnicas endoscópicas en tuberculosis. Y finalmente, hubo dos talleres simultáneos sobre Buenas prácticas y experiencias en programas de control de la enfermedad de tipo comunitario y en poblaciones vulnerables y Radiografía de tórax para el diagnóstico de tuberculosis.

Algunos de los aspectos destacados en las distintas ponencias fueron:

  • La tuberculosis sigue siendo la principal causa de mortalidad por enfermedad infecciosa y una de las principales en resistencia a antibióticos. Aunque se encuentra en descenso en la mayoría de países, el ritmo de descenso a nivel mundial no es el esperable para conseguir los objetivos de control de la OMS. Actualmente, la incidencia desciende en Europa alrededor de un 4% anual y debería aumentarse al 10% anual para alcanzar las metas de la Estrategia de erradicación de Tuberculosis 2020.
  • En Andalucía se ha producido un descenso sostenido de la incidencia media (2008-16) por encima del 5% anual, aunque hay importantes variaciones geográficas, con algunas zonas donde no se está produciendo este descenso. La transmisión en niños sigue siendo un problema y las tasas no descienden al mismo ritmo que en los adultos. La incidencia se mantiene elevada en algunas zonas con poblaciones vulnerables y se produce una mayor complejidad de los casos, aumentando la proporción en personas mayores e inmunosuprimidos.
  • Las técnicas moleculares y genéticas están resultando claves para mejorar el diagnóstico microbiológico y para el conocimiento de la epidemiología de la tuberculosis. Se hace necesario protocolizar la realización de estas técnicas en esputo y en muestras endoscópicas para aumentar la sensibilidad diagnóstica en los casos de sospecha clínica.
  • El cribado de la infección tuberculosa latente en población de riesgo sigue generando dudas en la práctica diaria, por lo que se plantea la necesidad de una adecuada protocolización y coordinación (a quién debe realizarse la prueba y qué hacer con los casos de PT positiva sin contacto previo con casos de enfermedad activa).
  • La broncoscopia puede jugar un papel importante en los pacientes TB de difícil manejo. Técnica de elección cuando es imposible la obtención de una muestra de esputo de calidad, alteraciones de la vía aérea, toma de muestras de adenpatíashiliares y mediastínicas.

Se identifican como líneas para mejorar la coordinación y el control de la enfermedad: detección precoz de casos e inicio de tratamiento; mejora en el diagnóstico microbiológico; realización de estudios de contactos de forma sistematizada y coordinada; seguimiento de pacientes y tratamiento directamente supervisados, destacando la importancia de priorización de actuaciones en los grupos más vulnerables y el papel de las enfermeras de Salud Pública para seguimiento de los casos y contactos; análisis y evaluación de los indicadores con retroalimentación a los interesados. El acceso universal a la atención sanitaria y a los programas de salud pública y la tuberculosis concebida como una prioridad política son otros elementos identificados para un buen funcionamiento de los programas de prevención y control de la enfermedad.

En las distintas ponencias se ha puesto de manifiesto la importancia de la colaboración entre distintos profesionales sanitarios e instituciones, trabajando conjuntamente desde la perspectiva clínica, epidemiológica y preventiva. Es fundamental el intercambio rápido de información, el consenso en los protocolos de actuación y el apoyo de los servicios sociales, entidades sociales y ONGs. Se hace necesario elaborar programas de control adaptados a la epidemiología de cada Distrito y a los recursos disponibles.

Simultáneamente, con motivo del Día Mundial de la Tuberculosis, 11 Sociedades Científicas1 de la Comunidad Autónoma de Andalucía colaboradoras con el evento han firmado un compromiso para contribuir a alcanzar los objetivos que ha marcado la Organización Mundial de la Salud para el año 2035. Este compromiso se concreta en una declaración de diez puntos dirigidos a dar una respuesta más eficaz al problema de la tuberculosis, facilitando la colaboración desde cada uno de los ámbitos profesionales.

1Sociedad Andaluza de Salud Pública (SASPAS-Hipatia), Sociedad Andaluza de Epidemiología (SAE), Sociedad Andaluza de Medicina Preventiva y Salud Pública (SAMPSP). Sociedad Andaluza de Medicina de Familiar y Comunitaria (SAMFyC). Asociación Andaluza de Enfermería Comunitaria (ASANEC). Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN- Andalucia). Sociedad Andaluza de Medicina Interna (SADEMI). Asociación Española de Trabajo Social y Salud (AETSyS Andalucía). Sociedad Andaluza de Microbiología y Parasitología Clínica (SAMPAC). Sociedad Andaluza de Enfermedades Infecciosas (SAEI) y Asociación de Neumología y Cirugía Torácica del Sur (NEUMOSUR)

Las presentaciones de la Jornada están disponibles en http://www.saludpublicasevilla.es/