La contaminación atmosférica aumenta en las huelgas de transporte público

Imagen: Andrew Nash | ISGlobal
ISGlobal | viernes, 15 de septiembre de 2017

La calidad del aire de la ciudad de Barcelona empeora durante las huelgas del transporte público, lo que señala la importancia de este medio para combatir la contaminación atmosférica. Es la principal conclusión de un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación Bancaria ”la Caixa”, y del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC) en el que han participado Xavier Basagaña, Margarita Triguero-Mas y David Agis, investigadores de los grupos de M. Kogevinas y J. Sunyer.

Las alteraciones en el transporte público pueden aumentar el número de viajes en vehículos privados, lo que a su vez incrementa los niveles de contaminación del aire. La investigación, publicada en la revista Science of the Total Environment, pretende estimar los cambios en los niveles de contaminación atmosférica durante las huelgas de transporte público en la ciudad de Barcelona.

Los investigadores analizaron las concentraciones diarias de diversos contaminantes, como monóxido de nitrógeno (NO), dióxido de nitrógeno (NO2), partículas PM10, PM2,5 y PM1, carbono negro (BC) y monóxido de carbono (CO), en los días de huelga de metro, tren o autobús entre 2005 y 2016, años en los que se registraron 208 días de paro.

Los resultados muestran que en los días de huelga del transporte público en Barcelona se produce un incremento medio de los niveles de contaminación atmosférica que oscila entre el 4%, en el caso del NO2, y el 8%, en NO, en comparación con las jornadas sin alteraciones.

El uso del metro, mayor impacto en la calidad de aire

De entre los diferentes modos de transporte, el que más incidencia tiene sobre la calidad del aire es el metro, probablemente porque es el medio público más utilizado en la ciudad condal. Durante los días en que se registraron paros en el servicio la polución aumentó de media entre un 8% (PM10) y un 48% (NO).

Para Xavier Basagaña, primer autor del estudio e investigador del grupo de J. Sunyer en el ISGlobal, los resultados de este trabajo demuestran que “el transporte público es imprescindible para combatir los altos niveles de contaminación atmosférica urbana. Actualmente, cerca de la mitad de los desplazamientos interurbanos en Barcelona se realizan todavía con vehículo privado, lo cual ofrece margen para potenciar el transporte público y mejorar la calidad del aire”, añade.

“El aumento se detecta sobre todo en contaminantes que emiten directamente los coches, como el carbono negro, el monóxido de nitrógeno y el monóxido de carbono, y menos en otros contaminantes que dependen de otros procesos además del tráfico”, destaca Xavier Querol, investigador del IDAEA-CSIC y coautor del estudio.

Según los datos del Ayuntamiento de Barcelona, el 73% de los desplazamientos diarios en la ciudad son internos. De ellos, más de la mitad se realizan a pie o en bicicleta, el 29% en transporte público y el 14% en vehículo privado. Por otro lado, del 27% restante de viajes que se realizan a otras localidades, el 3% se hace a pie o en bicicleta, el 50% se realiza en transporte público y el 47% se efectúa con vehículo privado.

Referencia bibliográfica:

Basagaña X, Triguero-Mas M, Agis D, Pérez N, Reche C, Alastuey A, Querol X. Effect of public transport strikes on air pollution levels in Barcelona (Spain). Sci Total Environ. 2017 Aug 23;610-611:1076-1082. doi: 10.1016/j.scitotenv.2017.07.263. [Epub ahead of print]