Éxito de una intervención pionera para prevenir el dolor de espalda del personal de enfermería

Investigadores del CIBERESP en el Centro de Investigación en Salud Laboral (CiSAL)
Hospital del Mar | jueves, 9 de enero de 2020

Aplicar una intervención basada en un protocolo multi componente que cuenta con la participación explícita de los mismos profesionales afectados es efectivo para reducir el dolor osteomuscular entre el personal de enfermería. Esta patología es uno de los principales problemas de salud de este colectivo. Afecta al 83% de los trabajadores sanitarios de nuestro país y es la causa de la mitad de las incapacidades temporales en Europa. El Hospital del Mar es el primer hospital en España que pone en marcha una iniciativa de este tipo con éxito, como ha validado un estudio liderado por el Servicio de Salud Laboral que publica la revista Plos One.

El trabajo ha contado con la participación de 257 enfermeras y enfermeros que trabajan en 8 unidades de los diferentes centros del Parc de Salut Mar (el Hospital del Mar, el Hospital de l’Esperança y el Centro Asistencial Emili Mira, entre otros) y el Consorcio Corporación Sanitaria Parc Taulí. A una parte de estas unidades se les aplicó la intervención, y al resto, no. El estudio es fruto de la colaboración del Hospital del Mar con el Centro de Investigación en Salud Laboral (CiSAL) de la Universitat Pompeu Fabra y el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y del CIBERESP, en nombre del grupo de investigación INTEVAL_Spain. También ha participado la Universidad de Groningen, en Holanda.

Una intervención con tres componentes

Esta intervención aborda el problema del dolor osteomuscular des de una vertiente múltiple, ya que “se trata de una patología con diversas causas y, por lo tanto, si se aborda solo una, el resultado es mucho menos efectivo”, explica Consol Serra, autora principal del estudio, investigadora del CIBERESP y del CISAL y jefa del Servicio de Salud Laboral del Hospital del Mar. A la vez, se trata de una iniciativa participativa, ya que se ha favorecido la participación de los profesionales.

En primer lugar, se ha trabajado en la llamada ergonomía participativa. Se trata de la creación de grupos de trabajo con profesionales de cada unidad, incluyendo todos los turnos de trabajo afectados, con la inclusión de una ergónoma del Servicio de Salud Laboral experta en este campo, para detectar los puntos de mejora y evaluar las acciones a poner en marcha. Sus propuestas han sido implementadas implicando a profesionales de otros servicios y áreas de los centros que pueden ejecutarlas. En este caso, la Dirección de Servicios Generales e Infraestructuras (hotelería, mantenimiento y electromedicina), la Dirección de Economía y Finanzas, la de Informática, la Unidad de Formación Continuada, el Servicio de Farmacia y el de Admisiones.

El segundo componente se centra en la gestión de casos, con la participación de una persona encargada de hacer un seguimiento motivacional telefónico de los profesionales afectados por dolor osteomuscular, para evaluar sus necesidades y dirigirlos al servicio, médico o no, adecuado a su patología. En caso de ser necesario, en esta fase también participa una psicóloga, que ofrece una breve terapia para la mejora de su auto eficacia y un taller de creencias, para romper con determinados estereotipos sobre la enfermedad y la forma de afrontarla.

El último elemento de la intervención es la promoción de la salud entre los profesionales mediante el ofrecimiento de actividades saludables y de información sobre la mejora de hábitos de vida. Los participantes en el estudio han podido tener acceso a un curso de 12 semanas de marcha nórdica, una actividad con demostrados beneficios en salud, específicamente el osteomuscular. A la vez, se ha incluido un curso de mindfulness, de atención o conciencia plena para afrontar el estrés, y una plataforma en línea de alimentación saludable.

Los resultados han demostrado la validez de este enfoque. Se ha obtenido un descenso del 63% del dolor percibido por parte de los profesionales de las unidades que han recibido la intervención, respecto a los de unidades donde no se había implementado todavía, en concreto, el dolor cervical, de hombros y en la parte alta de la espalda. Los resultados también han sido positivos, pero sin significación estadística, en el dolor en la parte baja de la espalda. No se han registrado cambios en las cifras de bajas laborales por estas patologías.

“Estos datos refuerzan el acierto de esta vía multi componente y de participación de los profesionales para la prevención del dolor osteomuscular en los diferentes centros”, explica la Dra. Serra. De hecho, el Hospital del Mar ya está aplicando esta intervención, que se irá extendiendo a todo el personal de enfermería de los centros del Parc de Salut Mar.

Artículos de referencia

Soler-Font M, Ramada JM, van Zon SKR, Almansa J, Bültmann U, et al. (2019) Multifaceted intervention for the prevention and management of musculoskeletal pain in nursing staff: Results of a cluster randomized controlled trial. PLOS ONE 14(11): e0225198. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0225198

Serra C, Soler-Font M, Peña P, Vargas-Prada S, García AM, Ramada JM. Prevention and management of musculoskeletal pain in nursing staff by a multifaceted intervention in the workplace: design of a cluster randomized controlled trial with effectiveness, process and economic evaluation (INTEVAL_-Spain). BMC Public Health. 2019; 19:348. https://doi.org/10.1186/s12889-019-6683-7 PMID: 30922285