INMA: “La adherencia a una dieta mediterránea en la primera infancia reduce la incidencia de obesidad a los 8 años”

INMA | viernes, 5 de junio de 2020

Un estudio del Proyecto INMA analiza la importancia de seguir una dieta mediterránea a los 4 años sobre la prevalencia de sobrepeso y obesidad a esa misma edad, y su incidencia a los 8 años.

La obesidad infantil es un tema clave en salud pública. España presenta una de las tasas más altas de obesidad infantil entre países europeos, con una prevalencia de obesidad del 10,5% y de sobrepeso del 33,7% en niños de 5 a 19 años (datos de 2016). La obesidad en la adolescencia y la edad adulta es muy difícil de revertir, por lo tanto, es importante identificar factores modificables en las primeras etapas, como la dieta, para prevenir la obesidad y las enfermedades no transmisibles a lo largo de la vida.

La dieta mediterránea tradicional es un patrón dietético caracterizado por la abundancia de alimentos de origen vegetal como verduras, legumbres, frutas, nueces y cereales, el uso de aceite de oliva como fuente principal de grasas, ingesta entre moderada y alta de pescado, ingesta entre baja y moderada de productos lácteos, y un bajo consumo de carne. Las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias de esta dieta han demostrado su papel protector contra el sobrepeso y la obesidad en la edad adulta.

Sin embargo, las evidencias sobre la salud infantil aún son insuficientes y los estudios hasta ahora realizados sugieren diferencias por sexo y edad. Investigando el efecto de la adherencia a una dieta mediterránea a los 4 años sobre el sobrepeso y la obesidad a los 4 y 8 años de edad, el estudio publicado en International Journal of Obesity afirma que una mayor adherencia a una dieta mediterránea no está asociada con la prevalencia de sobrepeso ni obesidad a los 4 años de edad, pero sí reduce el riesgo de sobrepeso, obesidad y obesidad abdominal a los 8 años.

Los investigadores utilizaron un cuestionario de frecuencia de alimentos validado semicuantitativo para evaluar la ingesta diaria habitual de verduras, frutas, legumbres, cereales, pescado, carne, productos lácteos y aceite de oliva. La adherencia a una dieta mediterránea se calificó como baja, media y alta. El peso corporal, la altura y la circunferencia de la cintura de 1500 niños fueron medidos a los 4 y 8 años por personal técnico capacitado.

Los autores mostraron que el efecto protector del sobrepeso, la obesidad y la obesidad abdominal se debió principalmente a una mayor ingesta de verduras y aceite de oliva, así como a una reducción en el consumo de carnes. La primera autora del estudio, Leyre Notario, expone lo siguiente: “Nuestro estudio demuestra que tener una buena adherencia a la dieta Mediterránea a la edad de 4 años, disminuye el riesgo de desarrollar sobrepeso, obesidad y obesidad abdominal a la edad de 8 años. Si se confirman estos resultados, estaría recomendado que los padres practicaran en lo posible una dieta mediterránea con sus hijos/as para reducir el riesgo de obesidad desde edades tempranas”.

Referencia:

Notario-Barandiaran L, Valera-Gran D, Gonzalez-Palacios S, Garcia-de-la-Hera M, Fernández-Barrés S, Pereda-Pereda E, Fernández-Somoano A, Guxens M, Iñiguez C, Romaguera D, Vrijheid M, Tardón A, Santa-Marina L, Vioque J, Navarrete-Muñoz EM; INMA Project. High adherence to a mediterranean diet at age 4 reduces overweight, obesity and abdominal obesity incidence in children at the age of 8. Int J Obes (Lond). 2020 Mar 9. doi: 10.1038/s41366-020-0557-z. [Epub ahead of print] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=32152497