Maria Rubio estudiará la adherencia inicial a los medicamentos gracias a una de las ayudas Starting Grant

Maria Rubio-Valera, investigadora del CIBERESP en el Institut de Recerca Sant Joan de Déu
Sant Joan de Déu | viernes, 18 de septiembre de 2020

La dotación económica permitirá desplegar una intervención en diversos centros de atención primaria de Cataluña, con el fin de favorecer que las personas con diabetes y con enfermedades cardiovasculares empiecen y cumplan los tratamientos farmacológicos que los prescribe el médico.

La investigadora Maria Rubio-Valera, co-líder del grupo Evaluación de Tecnologías Sanitarias en Atención Primaria y Salud Mental (PRISMA) del Institut de Recerca Sant Joan de Déu y el CIBERESP, ha recibido una beca Starting Grant del Consejo Europeo de Investigación (ERC), entidad que impulsa las carreras de jóvenes investigadores europeos. 

La beca, dotada con más de un millón de euros, permitirá desarrollar el proyecto "IMA-cRCT - Eficacia y eficiencia de la intervención de adherencia inicial a los medicamentos: ensayo controlado aleatorizado y modelo económico", durante los próximos 5 años.

Un ensayo clínico recogerá datos de unos 4.000 pacientes 

La intervención pondrá el foco en el facultativo, para que durante la cita médica aporte al paciente información relevante sobre "tres aspectos principales: la patología, las características del fármaco prescrito y las alternativas disponibles", subraya Rubio-Valera, que también detalla que "muchos pacientes afirman recibir poca información sobre el problema de salud que tienen y respecto a tratamientos terapéuticos más allá de los fármacos, de los que a menudo desconfían en términos de efectividad y seguridad".

Además de los médicos, en esta intervención tendrán un rol destacado los equipos de enfermería y farmacia comunitaria, que "según los pacientes entrevistados, son los profesionales con los que a menudo resuelven las dudas sobre el tratamiento", afirma Rubio-Valera.

A través de un ensayo clínico, se extraerán datos de la historia clínica informatizada de unas 4.000 personas atendidas en una treintena de CAPS de toda Cataluña. Este proceso durará dos años y evaluará el impacto de la intervención en la iniciación y adherencia al tratamiento, la mejora de los parámetros clínicos, y el coste y la efectividad de los fármacos a corto y largo plazo. Una vez recogidos estos datos, el objetivo final es poder implementar el proyecto en el resto de centros de atención primaria del territorio catalán.

Rubio-Valera remarca que uno de los objetivos del proyecto es "implicar profesionales de la salud de diversos ámbitos para que puedan informar mejor a los pacientes a la consulta ya la farmacia, y que la decisión sobre el tratamiento sea compartida".

Desde el 2014, la Dra. Maria Rubio-Valera ha centrado su trayectoria investigadora en la adherencia a la medicación y la mejora de la atención sanitaria. Después de impulsar diversos estudios en este campo, destaca que "entre un 10 y un 20% de los medicamentos prescritos nunca llegan a retirar de la farmacia", un fenómeno que "impacta en la salud, ya que el pronóstico de la enfermedad empeora, y también incrementa los gastos del sistema sanitario", apunta.