El investigador del CIBERESP Quique Bassat preside el primer Foro Global sobre Neumonía Infantil

Quique Bassat, investigador del CIBERESP e ISGlobal
ISGlobal | martes, 4 de febrero de 2020

La pasada semana, entre el 29 y el 31 de enero, tuvo lugar en Barcelona el I foro Global de Neumonía Infantil, cuyo comité directivo fue presidido por Enrique Bassat, investigador del ISGlobal y coIP del grupo CIBERESP junto a Carmen Muñoz Almagro  

El investigador apuntó durante el foro: “La enfermedad que mata a más niños en el mundo no puede ser olvidada por más tiempo, en términos de sus escasos fondos para investigación. La investigación y la innovación deben favorecer un cambio en las políticas, y liderar el camino para un mayor descenso de la mortalidad atribuible a la neumonía.

Si aumentaran las medidas para combatir la neumonía se podrían evitar cerca de nueve millones de muertes infantiles debido a esta y otras enfermedades, según un nuevo análisis de la Universidad Johns Hopkins publicado coincidiendo con el Foro.

Esta universidad ha desarrollado un modelo según el cual, si se aumentaran los servicios de prevención y tratamiento de la neumonía, se podrían salvar las vidas de 3,2 millones de niños menores de cinco años. Además, eso crearía un “efecto dominó” que permitiría prevenir a su vez otras 5,7 millones de muertes infantiles a causa de otras enfermedades, un factor que recalca la necesidad de contar con servicios de salud integrados.

En el foro, organizado por el ISGlobal, Save the Children, UNICEF, Every Breath Counts, la Fundación “la Caixa”, la Fundación Bill y Melinda Gates, USAID, Unitaid y Gavi, se anunciaron asimismo una nueva vacuna neumocócica conjugada (PVC) más asequible, del Instituto Serum de la India, y compromisos políticos por parte de los países más afectados para desarrollar estrategias nacionales con el objetivo de reducir las muertes por neumonía.

Principal causa de mortalidad infantil

La neumonía está causada por bacterias, virus u hongos, y produce en los niños dificultades para respirar debido a que los pulmones están llenos de pus y líquido. Es la principal causa de mortalidad infantil: el año pasado se cobró la vida de 800.000 niños, o lo que es lo mismo, uno cada 39 segundos. Aunque algunos tipos de neumonía pueden prevenirse con vacunas y tratarse fácilmente con antibióticos de bajo coste si se diagnostica correctamente, decenas de millones de niños siguen sin estar vacunados, y uno de cada tres niños con síntomas no recibe atención médica esencial.

Las muertes infantiles a causa de la neumonía se concentran en los países más pobres del mundo, y quienes más lo sufren son los niños más marginados y vulnerables. Si se mantienen las tendencias actuales, tres millones de niños menores de cinco años podrían morir por neumonía entre 2020 y 2030. Durante la próxima década, se estima que lo más probable es que el número de muertes sea mayor en Nigeria (1,4 millones), India (880.000), República Democrática del Congo (350.000) y Etiopía (280.000).

Las intervenciones sanitarias encaminadas a mejorar la nutrición, proporcionar antibióticos, aumentar la cobertura de vacunación e impulsar la lactancia materna – todas ellas medidas clave que reducen el riesgo de muertes infantiles por neumonía – podrían también prevenir millones de muertes de niños a causa de enfermedades como la diarrea (2,1 millones), sepsis (1,3 millones) y sarampión (280.000).