Del virus del resfriado común a la enfermedad respiratoria grave en lactantes

Equipo de María Carmen Muñoz Almagro en el Hospital Sant Joan de Déu Barcelona
Hospital Sant Joan de Déu | martes, 9 de agosto de 2022

La población lactante, menores de 2 años, es especialmente vulnerable a las infecciones causadas por rinovirus y enterovirus, responsables del resfriado común que cursa con un cuadro clínico leve en la mayoría de la población.

En los lactantes y población infantil, las infecciones por estos virus son responsables de la bronquiolitis y los broncoespasmos que pueden causar ingresos hospitalarios, con una incidencia superior en niños lactantes. Uno de cada diez ingresos requiere atención en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos. Y en los últimos años se ha visto incrementada la tasa de ingresos en estas poblaciones.

"Los rinovirus y los enterovirus son los virus que causan el resfriado común, banal en la mayoría de nosotros. Pero no sabemos por qué hay niños que presentan una manifestación tan grave y otros no. Esta pregunta fue la que en 2017 nos impulsó a iniciar un estudio para buscar las posibles respuestas." Comenta Cristian Launes, co-investigador principal y miembro del grupo Enfermedades Infecciosas y Microbioma del IRSJD y el CIBERESP. 

Cristian Launes y Carmen Múñoz-Almagro, ambos investigadores del IRSJD, junto con Daniel Penela-Sánchez y Georgina Armero, iniciaron en 2017 un proyecto con el objetivo de dar respuesta a esta pregunta mediante el análisis de variables demográficas, ambientales, epidemiológicas y microbiológicas, como el estudio de las coinfecciones por otros virus respiratorios, y el estudio de la microbiota nasofaríngea. Este proyecto recibió financiación en la convocatoria competitiva de la Acción Estratégica en Salud (AES), convocada anualmente por el Instituto de Salud Carlos III.

El impacto de la coinfección viral en lactantes

El equipo del IRSJD, junto con el grupo de Maria Cabrerizo, de la Unidad de Enterovirus del Centro Nacional de Microbiología, analizaron la coinfección viral en niños hospitalizados, es decir, la detección de más de un virus a la vez, para entender si esta podía ser la causa de los cuadros más graves.

"Los resultados publicados en la revista Viruses demuestran que tanto la infección única de rinovirus o enterovirus como su coinfección con el virus respiratorio sincital estaban presentes en los niños con sintomatología grave. Por tanto, no era necesaria la presencia de coinfecciones con virus altamente patógenos para que un niño pueda presentar una enfermedad grave. E incluso, en algunos casos, la coinfección por más de dos virus podía ser un factor protector, aunque sean altamente patógenos cuando infectan de forma aislada." Comenta el equipo investigador.

En el estudio, también, se realizó un tipado genético de los rinovirus, para poder distinguirlos mejor de los enterovirus, ya que ambos son virus muy similares y muy difíciles de diferenciar en las pruebas de laboratorio habituales o en el desarrollo del cuadro clínico.

"Este proyecto nos permite conocer y entender mejor las diferentes variables que condicionan que una infección por rinovirus curse con un cuadro más leve o más grave. Estos resultados nos permitirán establecer mejor el pronóstico de los pacientes y poder identificar posibles dianas terapéuticas para desarrollar tratamientos más específicos. Además, también estamos estudiando qué papel puede jugar la microbiota nasofaríngea en la gravedad de estas infecciones"· Concluye el equipo investigador.

Artículo de referencia

Penela-Sánchez D, González-de-Audicana J, Armero G, Henares D, Esteva C, de-Sevilla MF, Ricart S, Jordan I, Brotons P, Cabrerizo M, Muñoz-Almagro C, Launes C. Lower Respiratory Tract Infection and Genus Enterovirus in Children Requiring Intensive Care: Clinical Manifestations and Impact of Viral Co-Infections. Viruses. 2021 Oct 14;13(10):2059. doi: 10.3390/v13102059. PMID: 34696489; PMCID: PMC8541154. 

Fuente: https://www.irsjd.org/es/actualidad/noticias/875/del-virus-del-resfriado-comun-a-la-enfermedad-respiratoria-grave-en-lactantes